lunes, 10 de mayo de 2010

TARÁNTULA PULCHRA o ARAÑA POLLITO


Nombre científico Grammostola mollicoma
Lugar de origen Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay
Tamaño máximo ♂ 18 cm. // ♀ 20 cm.
Promedio de vida ♂ 4 años // ♀ 30 años

INFORMACIÓN GENERAL
Descripta originalmente por Reihnardt y Lutken en 1862. Pertenecen al género Grammostola, típico de América del Sur, que se encuentra compuesto por algunas de las especies más hermosas y grandes del mundo. Su nombre común deriva de un sinónimo antiguo del nombre científico utilizado actualmente.
En general su hábitat es muy variable, se las encuentra desde la estepa patagónica, pasando por la pampa argentina, hasta las selvas paraguayas y brasileras. La variedad comercializada, fase negra, reside en zonas muy húmedas, preferentemente en pastizales y cerros pedregosos, viven en cuevas que cavan en el suelo o viven en oquedades en rocas o troncos.
Su principal atractivo como mascota reside en su excelente carácter y su enorme tamaño con un color negro azabache impecable. En estado salvaje existen dos fases (colores) diferentes, las marrones opacas, del sur de Argentina (Patagonia y Región Pampeana) y Uruguay (sur del Río Negro), y las negras brillantes, del norte de Argentina y Uruguay, sur de Brasil y casi gran parte del territorio paraguayo. Ésta última fase es la única que se comercializa ya que son las más atractivas visualmente.
Generalmente las tarántulas de los géneros Grammostola y Brachypelma, sud y centro América respectivamente, son las más recomendadas para criadores en todo el mundo debido a su gran tamaño, resistencia, longevidad, buen carácter y docilidad al manoseo.
TERRARIO
Pueden mantenerse, individualmente, en peceras, arañeras, y transportines o reptiliarios plásticos. Es indispensable la presencia de una tapa, que permita el paso de aire, ya que trepan por cualquier superficie. Con un recipiente de 30x30x30 cm. el espacio es más que suficiente para ejemplares adultos. Las tarántulas, en general, no requieren mucho espacio. La altura recomendada para el terrario no debe ser superior a 35 cm. ya que trepan los vidrios y una caída mayor puede significarles la muerte. No se recomienda la presencia de rocas en terrarios mayores a 30 cm. ya que un pequeño golpe contra éstas podría reventarlas. Lo ideal es que el terrario solo contenga el sustrato y algún escondite, por ejemplo una pequeña planta que la oculte bien, un pedazo de tubo de pvc donde entre cómodamente, medio coco, algún tronco hueco, etc.
SUSTRATO
La función del sustrato es proveer la humedad necesaria en el ambiente, para facilitar la muda del exoesqueleto de la tarántula.
La cantidad de sustrato recomendado en esta especie es de un mínimo de 3 cm. de altura.
Si se usara tierra como sustrato la humedad en el suelo no sería la ideal, también podría contener parásitos y bacterias, especialmente si se obtiene de nuestro patio o en la vía pública; si es un suelo con poca cantidad de materia orgánica será muy duro y no permitirá que la tarántula pueda cavar. Por lo tanto no se recomienda en absoluto su uso.
Los sustratos más recomendados, en orden decreciente son, la turba (la más frecuente en Argentina es de Sphagnum sp., un musgo que se vende seco y molido y puede retener cerca de seis veces su peso en agua, es un antiséptico natural que inhibe la proliferación de bacterias), la resaca de río, el compost y la fibra de coco. Cualquiera de éstos se puede comprar en cualquier vivero o supermercado con sección de jardinería y son realmente muy económicos y rendidores. Exceptuando la fibra de coco los demás sustratos tienen una gran resistencia a los hongos y bacterias soportando muy bien el exceso de humedad e incluso el encharcamiento.
TEMPERATURA
La temperatura ideal ronda los 26ºC (aproximadamente 78ºF) aunque pueden soportar temperaturas superiores a 34ºC y cercanas a 5ºC sin problemas. Las temperaturas superiores a las recomendadas acelerarán su metabolismo y las inferiores la retrasarán. La temperatura ambiental en cualquier hogar de la Argentina es más que suficiente.
HUMEDAD
Será provista en el ambiente por la evotranspiración del suelo. Lo ideal es mantener el sustrato siempre húmedo, ya sea mojándolo con un rociador o simplemente volcando agua, hasta humedecerlo, sin llegar a encharcarlo. Un buen sustrato jamás debería descomponerse.
Hay que controlar con mayor frecuencia la presencia de humedad en el sustrato, durante el verano, si la temperatura ambiental es superior a la recomendada ya que se evaporará más rápido.
ILUMINACIÓN
Ninguna tarántula requiere, indispensablemente, luz solar directa o radiación UVB. Debido a eso pueden vivir en recipientes oscuros o tan opacos que no permitan el paso de luz solar o artificial, sin alterar de ningún modo su crecimiento y desarrollo.
La iluminación más simple es utilizando la luz del recinto o habitación donde tengamos a nuestra mascota. Si se desea iluminar el ambiente, por cuestiones prácticas o estéticas, se recomienda que el foco luminoso se ubique fuera del hábitat por cuestiones de seguridad, puede ser separada por una tela, malla plástica o mosquitero (metálico o plástico) o por un vidrio, aunque éstos últimos filtran la radiación UVB en el caso de las tarántulas es irrelevante.
Si se quiere iluminar un terrario lo ideal sería la iluminación con LED, luces dicroicas, tubos fluorescentes o lámparas de bajo consumo. Como último recurso, por ser poco o nada recomendables, se pueden usar lámparas incandescentes; considerando que éstas consumen excesiva electricidad, en caso de mal funcionamiento pueden romperse y además alcanzan altas temperaturas, pueden ser peligrosas, e incluso fatales, en el caso de ser tocadas accidentalmente por la tarántula.
ALIMENTACIÓN
La alimentación se basa principalmente en insectos. La dieta ideal debe componerse en gran medida de cucarachas, saltamontes y grillos que son ideales por su relación entre proteínas y lípidos. En menor grado deben alimentarse de gusanos de seda, zophobas y tenebrios, ya que por ser larvas poseen demasiados lípidos. Solo se nombraron los alimentos vivos más utilizados, pero una dieta variada con insectos del jardín, cuidando la ausencia de pesticidas en éste, también sería aceptable. Lo importante es variar la dieta lo más posible.
Algunos criadores alimentan a sus tarántulas con ratones, adultos o crías sin pelo (mamones). Yo no lo recomendaría ya que son muy nutritivos pero no para el caso de las tarántulas que necesitan un porcentaje ideal de nutrientes que se encuentran equilibrados en los insectos y no en los vertebrados (principalmente por la carencia proteica porcentual de éstos últimos).
La frecuencia de la alimentación es relativa, el hambre dependerá mucho de las condiciones de temperatura y humedad. Pueden ser alimentadas con insectos aproximadamente del mismo tamaño que ellas, sin problemas podrán sostenerlos entre los quelíceros sin que escapen y evitaran, por la diferencia de fuerza y tamaño, que puedan lastimar a las tarántulas mientras están atrapadas y tratan de huir. Lo ideal es alimentarlas apenas llegan a casa y probar alimentarlas cada semana, es recomendable retirar el alimento que no hayan consumido pasadas 24 hs. Si las tarántulas tienen hambre atacarán inmediatamente. Un ejemplar adulto puede llegar a comer un promedio de 10 grillos por semana existiendo condiciones ideales de temperatura.
El recipiente con agua nunca debe faltar, aunque jamás se observe a la tarántula beber directamente de él. El agua debe ser provista por un pequeño recipiente, una tapa de frasco o un platito por ejemplo, acorde al tamaño del animal, así éste no correrá peligro de ahogarse. Si es demasiado profundo y dudamos de su seguridad podemos rellenarlo con piedritas para darle un soporte para que las tarántulas se apoyen y puedan beber sin riesgo.
NOTAS
Son las más recomendables para principiantes. Son muy fáciles de cuidar y soportan muy bien la manipulación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario